fbpx
  /  Mindfulness y psicología   /  Hackea el mal hábito de “entrar en bucle” y engancharte en pensamientos intrusivos.

Hackea el mal hábito de “entrar en bucle” y engancharte en pensamientos intrusivos.

¿Sabes que nuestra mente tiene marchas de funcionamientos, como las de los coches?

Así es.

Tiene marchas.

A veces vas en pleno piloto automático, otras veces te deleitas en los placeres y te sientes la persona más feliz del mundo.

Tu mente cambia de marcha sin darte cuenta, y sin considerar qué marcha necesitas más en este momento.

Pero hay una forma de poder poner la mano en la palanca de cambio y que tu mente funcione de la forma que te resulta más útil. Vamos a ir viendo esto en este post y los dos próximos.

Mientras tanto quiero presentarte el modo de funcionamiento más problemático, el que está ahí debajo cada vez que sientes que “no puedes con tu mente”, que los pensamientos intrusivos te bombardear y “entras a trapo” con todos los temas que tu mente te lanza sobre el pasado y el futuro, especialmente.

Voy a ayudarte a entender lo que se cuece entre esas dos orejas de una forma divertida y comprensible.

¿Por qué hago las cosas que hago?

Quiero comenzar con una reflexión básica pero contundente:

Todo lo que hacemos, las 24h al día es para ser feliz.

Felicidad en un sentido amplio.

  • Comes para nutrite y sentirte bien, o para no tener hambre y entonces no pasarlo mal, por tanto, estar bien.
  • Escuchas música para divertirte y por lo tanto para estar feliz, o pera entretenerte y por tanto, no aburrirte. Es decir, buscando bienestar.
  • Lees este post buscando felicidad de alguna forma.

Si englobamos todas las sensaciones agradables en felicidad, y todas las desagradables en sufrimiento, todo lo que hacemos tiene dos objetivos:

  1. Huir del sufrimiento.
  2. Buscar la felicidad.

Incluso en las situaciones que lo veas más negro sigue siendo así.

Incluso cuando alguien se autolesiona de cualquier forma: Se hace daño físico porque el efecto fisiológico que eso genera reduce el malestar psicológico, por tanto ese sufrimiento finalmente alivia el sufrimiento de fondo, y por eso se repite esa conducta.

[bctt tweet=”#SabiasQue todo lo que hacemos sigue una ley: buscar la #felicidad y huir del sufrimiento. ¿Por qué no lo logramos? Leyendo lo que dice la #psicologia y el #mindfulness ” username=”themindrepublic”]

No hay nada que hagamos que no responda a este principio de búsqueda de felicidad.

Humanos y animales nos movemos cada día al servicio de esta ley. Y si no me crees, párate y observa detenidamente tus decisiones diarias.

Sin embargo, algo parece fallar en la ecuación cuando a pesar de hacer todo lo que hacemos buscando bienestar y huyendo del sufrimiento, resulta que nos atrapamos en serios bucles y la felicidad se aleja, mientras el sufrimiento viene en todas sus formas y nos engancha.

¿El mundo al revés?

¿Qué falla en la ecuación?

Para desdramatizar un poco vamos a poner un personaje.

La vaca: la culpable de los pensamientos intrusivos.

como dejar de tener pensamientos intrusivos

Uno de los personajes que tenemos en la mente es esta vaca que se engancha a pensar en los problemas y las cosas que no nos cuadran. Da vueltas y vueltas queriendo llegar a soluciones, pero no suele funcionar.

La vaca tiene un objetivo: que estés bien y todo esté en orden.

Rumiamos y rumiamos buscando esto, pero con los pensamientos intrusivos y la rumiación, no podemos digerir la experiencia y lo único que aparece es dolor de cabeza, pérdida de perspectiva, confusión y agotamiento.

La vaca no es mala. A diario te ayuda cuando organizas algún viaje,  ayudas a alguien o tratas de cuadras las cuentas a comienzo de mes para que todo salga bien.

Pero hay un ámbito donde la vaca no funciona: tu mundo interno.

Todo lo relacionado a tus pensamientos y emociones funciona diferente a lo mecánico, objetivo y racional, como el trabajo o las facturas. Y si no entendemos esto, una y otra vez tendremos resultados negativos toda la vida.

[bctt tweet=”Al igual que la física cuántica funciona diferente que la física relativa, nuestra mente tiene dos modos de funcionamiento, y el psicológico es paradójico. Entendiendo cómo funciona nuestro mundo interno con este post de #mindfulness y #psicología #LaMenteSeEntrena” username=”themindrepublic “]

Cómo tu mente genera pensamientos negativos obsesivos.

La vaca que rumia funciona de la siguiente manera:

Si tienes algún problema, empezará a pensar sobre él buscando encontrar una solución.

Pero ocurre algo: los pensamientos que tenemos los vivimos como reales, y esto no nos ayuda mucho.

Sentimos en nuestras entrañas el efecto de nuestros pensamientos como si estos fueran una realidad, como si tu cabeza estuviera en lo cierto.

Por tanto, cuanto más pensamos sobre lo que nos genera malestar, más malestar nos generamos. 

La rumiación es el camino directo a la depresión y ansiedad, como dice este artículo de la BBC

Y cuanto más malestar genere algún tema, más vendrá a tu mente, para que trates de solucionarlo. De esto habla El País en este post.

Además, los grandes maestros de la mente y las personas consideradas más felices del planeta, los grandes lamas tibetanos, hablan del secreto de la felicidad: no pensar demasiado. 

[bctt tweet=”Lo que resistes persiste. Cuanto más malestar genera un pensamiento y luchamos contra él, más vuelve ese pensamiento para que soluciones esa resistencia y se disuelva. #LaMenteSeEntrena #Mindfulness #CursoMindfulness #Meditación ” username=”themindrepublic”]

Y entonces se activan los pensamientos intrusivos, y tu mente se engancha en rumiar cuando quieres descansar, y el problema te persigue allá donde vayas.

Una vez la vaca está haciendo de las suyas, los pensamientos que van apareciendo van en la misma línea.

Es decir, si estás dándole vueltas a pensamientos que te generan tristeza, vendrán más pensamientos de tristeza. Si estás rumiando sobre situaciones del miedo, vendrán más pensamientos sobre el miedo.

  • Y cuanto más pensamientos, más fuerte se hace esa emoción.
  • Y cuanto más crece la emoción, más pensamientos vienen del mismo estilo.
  • Y según todo esto crece, tu te haces más pequeñita, Vas perdiendo autonomía en tu mente, bienestar y confianza en ti misma. 

cómo dejar de pensar

La mala costumbre de pensar demasiado.

Desde pequeños nos incentivan a pensar sobre los problemas:

¿Qué hay que hacer cuando tienes un problema? Pensar y tomar una decisión.

Eso nos dicen. Que los problemas se solucionan pensando.

Y cuando estás ahí en el meollo de la rumia en piloto automático no es tan fácil dejarlo… Es como si nos volviéramos adictos.

Hay una parte dentro de ti que te incita a pensar otra vez eso que ya pensaste 1000 veces sin llegar a ninguna conclusión.

¿Quizá a las 1001 se encienta la Luz?

Es darse de cabezazos contra una pared y negarse a uno mismo la oportunidad de aprender de la experiencia.

John Kabat Zinn explica que en el corazón de este mal vicio de pensar demasiado, hay un mecanismo al que llamaremos “monitor de discrepancias”.

El monitor de discrepancia funciona como una especie de alarma antirrobo que se activa en presencia de algún elemento intruso.

¿Qué es un elemento intruso para mi mente?

Como vivimos bajo una ley que nos mueve hacia la felicidad y trata de alejarnos del sufrimiento, tu sistema de alarma va a tomar como peligro, (y por tanto, activar a la vaca que rumia) cualquier elemento que:

  • Genere alguna sensación desagradable.
  • Recuerde a algo negativo del pasado o implique algo negativo respecto al futuro.
  • Va a ser considerado peligroso por tu sistema de alarma.

Esto pueden ser simplemente algunos pensamientos que no quieres tener, o sensaciones, situaciones, recuerdos, cosas que alguien diga/haga… Cualquier cosa que aparezca en este aquí y ahora y no quieras que esté o no encaje en lo que esperabas.

Entonces… la alarma salta:

“¡¡¡¡Discrepancia!!!! ¡¡¡Hay una discrepancia!!!”

pensamientos intrusivos

El mecanismo paradójico que te atrapa en el bucle de sentimientos negativos.

Y como si un virus entrara en el cuerpo y todas las células inmunológicas fueran a atacarlo para recuperar la salud, toda tu atención se mueve hacia ese elemento intruso que pone en jaque tu felicidad.

Este funcionamiento presupone que: Si hay discrepancia no puedo ser feliz.

Por tanto, todos los mecanismos se activan para quitar discrepancias y que puedas estar bien.

El inspector con más alto cargo en este ejército es la vaca que rumia, y rápidamente se pone manos a la obra a abordar el problema a base de pensarlo, de tener respuestas, de querer entender cosas que a veces no hay que entender.

El problema de pensar que hay que combatir las discrepancias.

Al pensar sobre las cosas que no queremos, generamos más sensaciones desagradables, que activan más el monitor de discrepancia.

Entonces genera más pensamientos, que nos engordan las emociones desagradables.

Y entonces el monitor de discrepancia se activa más, y así seguimos hasta que algo pasa por nuestra vida más fuerte y nos saca de este efecto de bola de nieve.

De modo que el intento de deshacernos de alguna preocupación/sensación/pensamiento pensando en eso, nos deja atados a ese estado mental, y de ahí luego los bombadeos de pensamientos intrusivos.

mente mono

Cómo hackear a la vaca que rumia.

Esta marcha mental en la que la vaca conduce ocurre cuando no interfieres en el proceso. Es inconsciente y se llama “modo hacer” de la mente, según las enseñanzas de Kabat-Zinn.

El modo hacer de la mente es operativo, analítico y super-eficaz para tareas rutinarias y resolver obstáculos objetivos que no tengan que ver con el mundo psicológico, que funciona con otras leyes.

Ya ves, entramos en bucle con tan solo un empujoncito. La cabeza se dispara y la vida te va pasando por delante sin que te des cuenta.

Y entonces, la felicidad desaparece del camino, y el disfrute y la ilusión.

La felicidad desaparece  porque sabes que está en ser consciente de las pequeñas cosas y de disfrutar del día a día.

Necesitas un poco de gestión de estos estados para que tu mente no te boicotee. Todos necesitamos esto.

[bctt tweet=”Vale, ya entiendo por qué entro en bucle y a veces rumio cual vaca con mis pensamientos. Ahora vamos a poner en práctica cómo entrenar mi mente para no entrar en bucle y utilizarla a mi favor. #mindfulness #meditación #mindfulTip #EntrenandoMiMente #CursoMindfulness” username=”themindrepublic”]

Necesitamos calibrar esa alarma que se activa cuando pasa por delante un mosquito.

El mindfulness es una herramienta que ha demostrado ser eficaz para combatir los pensamientos intrusivos, reducir el estrés, prevenir la depresión, combatir la ansiedad y en definitiva, gestionar todos los estados mentales y emocionales y generar bienestar y salud.

Si aún no tienes claro qué es el mindfulness puedes ver el post básico esquema para entender el mindfulness donde lo explico claramente, y en este, los principales beneficios que he visto en mis 5 años de práctica clínica como psicóloga utilizando esta metodología.

Tu mente y tu vida necesitan a una buena líder ahí detrás que asuma las funciones de mantenimiento y calibre lo que necesite ser calibrado.

Yo la primera, nadie se libra.

Mi entrenamiento fue  bien temprano, cuando a los 15 desarrollé un trastorno de alimentación y mi vaca no paraba de amargarme la vida, tirarme tomates y poner nubarrones negros en mi futuro.

Hasta que encendí el foco, vi con claridad la anatomía de todo este mecanismo y me di cuenta de que la mente nunca es el enemigo. Puede parecerlo, pero de verdad, tu mente no está enferma, hace lo que hacen las mentes cuando se les deja libres y no asumimos el rol de líder que tenemos.

Ahí detrás hay alguien.

Tú, una jefa que quiere disfrutar de la vida, de las pequeñas cosas.

Quieres centrar más tu atención en el momento presente más que en las cosas que han ocurrido o que pueden ocurrir. Al menos cuando pensemos en el futuro que sea de una forma útil, para proyectar, planificar, tomar perspectiva, etc (eso es saber usar el modo hacer de la mente en vez de atraparte en el modo hacer).

Para poder usar tu mente a tu favor y no atraparte en los bucles del modo hacer con su monitor de discrepancia y la vaca que rumia como jefa suprema, necesitas poner la mano en la palanca, embragar, y activar el segundo modo de la mente: el modo ser, o modo mindful.

En la última parte de este trío de posts veremos en detalle el modo mindful de la mente para que aprendas a ser más libre de todo este bucle tóxico y limitante. Y lo vamos a ver con claves prácticas, como siempre. No te lo pierdas.

#ThemindNote ¿Pasamos a la acción?

Mientras tanto, quiero que prestes atención a tu funcionamiento automático y comiences a conocerte mejor.

Observa tu monitor de discrepancias cómo se activa, en qué situaciones, y cómo la vaca se frota las manos porque ya tiene entretenimiento para rumiar.

No se puede cambiar nada de lo que uno no es consciente, así que este es un primer paso. Necesitas conocer cómo funciona tu mente, y aquí iremos compartiendo las herramientas necesarias que te ceden la conducción a ti.

Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido el post y comparte tu experiencia de observación en los próximos días sobre tu vaca rumiante y tu monitor de discrepancias.

Que tengas un agradable viaje de autodescubrimiento.

¡Ánimo!

 

PDT)Por cierto valiente, he recopilado los 3 ejercicios de mindfulness y la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) más potentes para dejar de rumiar los pensamientos y los he puesto guapetones y fáciles de digerir para que hoy mismo puedas comenzar a practicar. Además de que con los 3 ejercicios va un pequeño curso de mindfulness gratis durante 14 días para que comiences a entrenar tu mente.

Descárgatelo aquí o clicando la imagen.

 

 

 

 

 

 

 

¿Son valientes las hormigas cuando dan su vida para salvar a la reina?. Esa pregunta me trajo muchas reflexiones sobre la voluntad y el miedo. No puedes ser valiente si no has sentido miedo, no hay valentía tampoco si no hay elección en ese camino. La clave está en la libertad interna y es allí hacia donde siempre me he dirigido.

albavalleroz@gmail.com

Comments: 8

  • reply

    Laura

    octubre 3, 2018

    Qué motivación Alba! Y que claro parece todo cuando conoces bien a tu vaca, ahora toca cogerle la manita y a pasear como buenas amigas jajaja

  • reply

    EVa

    octubre 23, 2018

    Qué presente está la vaca rumiadora en estos tiempos que estamos en modo hacer super ONN!!

    Vamos a trabajaar un poquito de meditación!

  • reply

    María Poo

    noviembre 4, 2018

    Gran verdad. Despúes del curso online esto ya lo tengo más que entendido pero leerte me ayuda a recordar y a aclararme y aclararme y aclararme en como funciona la mente… Gracias Alba…5 años de experiencia!!! y ya has construido un mundo a parte para mi y mucha gente.

  • reply

    Maite

    noviembre 5, 2018

    Encuentro muy interesante este artículo sobre el exceso de rumiación. Muchas gracias.

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies