fbpx
  /  Mindful para el día a día   /  Cómo aprendí el significado de fluir tras perder 2500€ en vuelos y un viaje soñado de 3 semanas por Colombia.
fluir con la vida

Cómo aprendí el significado de fluir tras perder 2500€ en vuelos y un viaje soñado de 3 semanas por Colombia.

La vida tiene sus jugarretas.

Muchas de ellas inesperadas, y te las «tienes que comer», como se dice por mi pueblo, «con patates».

Así que solo hay dos opciones:

O fluyes con la vida o no fluyes.

Pero alguien tendría que explicarme el significado de fluir, porque parece que no es fácil el tema.

Lo intuímos y empezamos a escucharlo con frecuencia:

Se habla de flow, de fluir como el agua, be water, etc, y suena muy bonito pero como que es poco operativo.

Vamos a poner luz en este tema:

¿Qué significa fluir?

Si pensamos en posibles sinónimos de fluir el primero que me sale es aceptar.

Me viene a la mente también flow, que está muy de moda, pero es el concepto en inglés.

El único sinónimo de fluir válido es aceptación, y aquí vuelve a haber un intríngulis de confusión porque tampoco queda claro qué es aceptar.

Vamos a ver ¿Es resignarse? ¿Es que tengo que aguantarme con lo que toca? ¿Ser pasivo con mi vida?

¿Fluir significa ser pasivo?

Este es el corazón de la cuestión y me voy a ir a una historia personal para ver con detalle esto.

La experiencia de fluir cuando tus vacaciones se hacen añicos a tan solo 4horas de hacerse realidad.

En Enero desee hacer un viaje por Latinoamérica juntando varios cursos de meditación con mi maestro.

Esos cursos eran este noviembre, justo ahora están siendo.

Sabía que no sería nada barato pero no me importaba ajustar mi cinturón ya que me motivaba lo suficiente como para que cada vez que tuviera que ceñirme, solo pensar en estar en esos cursos, me hiciera estar feliz y pasar unos meses comedida.

Así que lo hice.

Empecé a ahorrar todo lo que pude.

Había que ir a Panamá, de Panamá a Colombia y luego unos vuelos dentro de Colombia y ya de vuelta a España.

Ilusión máxima. Además iba con mi novio, más idílico imposible.

Semanas antes del vuelo estaba ya casi todo preparado:

Ropa, tienda de campaña, esterilla nueva ultraligera, cojín de meditación plegable nuevo para la ocasión, mochila nueva para no tener que facturar en cada vuelo…

Buen despliegue, de los que molan.

Cogidos los autobuses para Madrid y a tan solo unas horas de salir, cuando estábamos haciendo el check-in, llega el momento, la bomba:

Un email en inglés y sin negrita nos comunica que se cancela el vuelo que nos llevaba a Panamá, sin explicación ninguna.

OMG ¿Es esto real?

De hecho se canceló el que nos llevaba a Florida, donde haríamos escala a Panamá.

No nos devolvían el importe íntegro porque el vuelo de Florida a Panamá no se había cancelado, claro…

Ni qué decir que no nos pagaban otro vuelo que nos permitiera llegar a Panamá. Y mirando opciones… para llegar tendríamos que pagar 1440 euros más, cosa no viable después de lo invertido.

¿Solución? Se acabó. No hay viaje. Punto.

Jugada de la vida de las que son posibles aunque improbables.

Lo poco probable se hizo realidad y como no pagamos ningún seguro en los vuelos, nadie devuelve nada.

Y entonces es cuando se abre la cuestión que siempre plantea John Kabat-Zinn:

¿Cuál es la forma más sabia de relacionarte con esta experiencia?

O el maestro budista Thich Nhat Hanh:

Si entiendes, las cosas son así. Si no lo entiendes, las cosas son así.

Puedes enfadarte.

Gritar.

Cagarte en todo.

Llorar y maldecir la suerte o la falta de previsión por no coger un seguro, o lo que sea…

¿Cuál sería el efecto de eso?

Más malestar. No hay duda.

Más victimización y malestar.

La vida es como es y solo hay dos posiciones posibles.

Puedes estar a favor o puedes estar en contra.

Y un matiz: posicionarte a favor no significa que estés de acuerdo, sino que sabes que es la jugada más inteligente dada esa situación, y por tanto actúas sabiamente.

Podemos fluir a pesar de que algo no nos guste incluso nos haga daño.

  • Fluimos con el dolor cuando tenemos malestar por enfermedad e igualmente te comprometes con la vida dejando el malestar en un segundo plano.
  • Fluimos con el dolor y la tristeza cuando perdemos a un ser querido, o nos dejan en alguna relación, y aún con ese dolor continúas viviendo y comprometiéndote con hacer lo mejor que puedas hacer dadas esas jugadas o jugarretas de la vida.

Sin embargo, en las mismas circunstancias y aún haciendo lo mismo, puedes ser que estés cayendo en resignación y no estés aceptando ni fluyendo.

¿Cómo saber si fluyo?

La clave está en la experiencia fisiológica que hay en tu cuerpo y en los temas de conversación internos.

Son los dos ejes que te permiten fluir y aceptar.

cómo fluir sin esfuerzo

Claves prácticas para aprender a fluir sin caer en la resignación.

El significado de fluir a nivel cognitivo:

Ha ocurrido lo que ha ocurrido ¿Qué puedes hacer? Si ya te has planteado esto y no hay nada que hacer. Por favor, deja de pensar en el tema.

Y como nadie es dueño de sus pensamientos porque nadie elige qué pensamiento viene y cuál no, en vez de decirte que dejes de pensar en el tema, y porque este consejo da lugar a confusión (pudiera parecer que no lo sigues en el caso de que te venga un pensamiento), te lo diré de forma realista y posible:

Deja de rumiar sobre el tema.

Fluir con tus pensamientos significa aceptar que van a venir pensamientos sobre lo negativo que ha ocurrido.

Fluir significa que dejes estar esos pensamientos de fondo, pero pongas en un primer plano otra cosa diferente, algo de tu vida que sea mejor idea que pensar y rumiar más en círculo lo mal que está siendo eso.

¿Sabías que la rumiación es la entrada directa a todos los problemas psicológicos? te lo cuento en este post. 

Durante varios días me vendrían los pensamientos sobre la injusticia, y 10 meses ahorrando y reservando las vacaciones para ese viaje, y todas las ilusiones puestas, etc. Inevitable. Normal, es una especie de duelo necesario para integrar lo ocurrido.

Como me deje llevar por ese discurso acabaría llorando y sintiéndome totalmente miserable.

No es muy útil dejarme llevar por ese hábito de la mente de rumiar sobre lo que no está bien.

Fluir significa aceptar que están esos pensamientos de fondo, pero hacerles un hueco y continuar. Es aplicar una especie de minimalismo al ruido de pensamientos y no es una habilidad con la que nazcas, hay ejercicios de entrenamiento para ello.

Los americanos te dirían que el objetivo es combatir el «Overthinking», es decir, el pensar-de-más, rumiar, un hábito de la mente. El funcionamiento de la rumiación puede cambiarse y en ello estamos con themindrepublic. Es importantísimo.

El significado de fluir a nivel fisiológico:

Hay un punto clave que te ayudará a ver si estás facilitándote la aceptación y el fluir o estás cayendo en un bucle de resignación: la clave está en la tensión en tu cuerpo. 

Cuando nos resignamos, a nivel fisiológico nos cargamos de tensión. Es la pura frustración y el enfado cargado en el cuerpo. Esa es la experiencia de la frustración.

A nivel mental, la frustración sería rumiar pensamientos de queja, victimismo, enfado, aunque sigas tu camino. Por eso fluir o resignarse no depende de lo que uno haga el hecho de fluir o de resignarse, sino de la actitud que tenemos frente a la experiencia.

Cuando te sientas cargado de tensión por la frustración o el dolor ante una situación, respira hondo, expande tu cuerpo, ayuda a tus músculos a aflojarse.

Seguro sentirás la garganta apretada, la mandíbula, el pecho, la boca del estómago…

Observa tu cuerpo (eso te ayudará también a dejar correr un poco el bombardeo de pensamientos)

Ayúdale a expandirse respirando hondo, haciendo hueco a las emociones desagradables que esta generando esa situación difícil con la que decides fluir aunque no te guste, ya que es la forma más sabia de poder afrontarla.

Este aspecto fisiológico de la experiencia de aceptación es la forma en la que mejor podemos gestionar las emociones en las situaciones difíciles.

¿Qué hice yo después de estar en shock, y dejar fluir esos pensamientos y sentimientos?

Decidí que aunque no me fuera de viaje porque no podía pagar más billetes, había dos cosas que hacer:

Lo  primero: Tomar acción en la medida de lo posible:

Y por esto no hay relación entre fluir y ser pasivo.

¿Hay algo que se pueda hacer?

Esta es la primera pregunta.

En mi caso llamé a la OCU, hice los trámites correspondientes a ver que se podía hacer, si podía recuperar algo del dinero, las cancelaciones correspondientes en alojamientos, cancelar los cursos, etc. Nada, todos se lavan las manos.ç

Lo segundo y no menos importante: ¿Qué puedo hacer que me aporte, que sea algo de valor para mí?

Y entonces cogí mi mochila preparada, cambié la ropa y me fui a Madrid, a disfrutar Madrid.

A probar cosas nuevas, pasear por los barrios, conocer el Matadero (lo tenía pendiente), y hacer algo que tenía en mi lista de to-dolist: comer en el streetXo. Probar los platos de esa mente genuina de Daviz Muñoz (alias, el de la cresta).

Monté por primera vez en mi vida en un monopatín de estos urbanos automáticos y me reí lo que no está escrito.

Madrid maravilloso.

Tenía ganas de catarlo a fondo y disfrutarlo con tiempo y sin quehaceres.

Y al final, con las alegrías y experiencias nuevas de dos días en Madrid, todo se hizo incomparablemente más llevadero que haberme quedado en casa con todo preparado y pensando en la injusticia y en todas las implicaciones negativas (que no son pocas).

¡Mira cómo he fluido con el monopatín! Estilazo ¿Eh?

¿Se fue por completo el pensamiento sobre lo ocurrido, el esfuerzo durante meses que no ha servido para nada, las 3 semanas que dejé sin trabajar y ahora tengo casi libres, etc?¿Estoy feliz de que haya ocurrido eso?

No, claro que no. Pero ese no es el objetivo.

El significado de fluir es abrazar, hacer hueco y continuar abrazando ese malestar que se expresa con tensión, emociones y pensamientos. Pero, importantísimo e imprescindible, seguir comprometiéndote con tu vida a la vez que no rumias (1), dejas pasar esos pensamientos a un segundo plano (2) y traes tu atención al momento presente (3), donde tratas de cultivar algo valioso (4).

A pesar de todo:

  • Disfruté de las croquetas de la pedroche en el streetxo.
  • Del vermú y los calamares en Casa Macareno.
  • Del monopatín.
  • De tantas cosas más que sí merecen la pena y aportan algo a mi vida.

Ahí está la importancia y por eso no hay resignación.

Combates la resignación en la medida que te comprometes con la aceptación, la no rumiación, respiración para ayudar al cuerpo a aflojar el golpe y te implicas en los valores dejando en un segundo plano lo que la jugarreta de la vida ha sacado.

Aprender a fluir del lado de la vida es de lo más importante que podemos entrenar. Es la forma más inteligente de vivir

Y no es que por ponernos de su lado la vida vaya a ser más buena con nosotros… Pasan las cosas que pasan.

Secuencia de pasos para experimentar el significado de fluir sin resignarte.

Siempre la pregunta el proceso comienza con la toma de responsabilidad y ver si hay algo que puedas hacer.

Si lo hay, p’alante.

Como yo, que llevo una semana solicitando anulaciones y reclamando para ver si alguien se digna a devolver algo.

Hazlo y acuérdate de respirar y de no rumiar para hacerte el proceso lo más llevadero posible.

Esto lo consigues no rumiando y tratando de estar muy mindful. 

Si no hay nada que hacer pasa directamente a la pregunta 2.

Si hay algo que hacer, no vas a estar en ello 24h, así que el resto del tiempo continua con las otras preguntas e implícate con actividades o experiencias que te aporten algo, y durante todo el proceso es el trabajo interno de aceptación.

No es magia y todo esto es entrenable.

Me he sorprendido mucho a mi misma en cómo he reaccionado tanto cuando recibí la noticia como durante el proceso de asimilación y los días de después.

Sin duda, es por el propio trabajo con mi mente y la meditación, es en estas situaciones de la vida donde se nota el efecto de la meditación, del desenganche con los pensamientos, etc.

Si te animas a entrenar tu mente para tener más destreza en dejar de rumiar, aceptar y enfocarte en el camino más sabio, te invito a que te descargues mis 3 ejercicios mindfulness más potentes para dejar de rumiar y un breve curso por email de mindfulness con pequeños retos para el día a día. es totalmente gratis.

Y como esta visión es una plantita que regar y cultivar a diario hasta que se integre en ti por completo, dedico mi instagram a dar pequeñas píldoras diarias. Sígueme para cultivar esta visión.

¿Dudas?¿Aportaciones?¿experiencias similares o herramientas que nos ayuden a hacer frente a estas situaciones?

Las experiencias enriquecen. Cuéntame en los comentarios que recursos te ayudan más a fluir cuando la vida te viene con estas.

 

¿Te gustaría aprender a meditar para tener más capacidad de soltar y re-enfocar fluyendo?

Haz click en Mindfulness Primeros Pasos para ver con detalle lo que he creado para comenzar a practicar meditación con mi ayuda. Algo breve, claro y práctico.

 

 

 

 

 

¿Son valientes las hormigas cuando dan su vida para salvar a la reina?. Esa pregunta me trajo muchas reflexiones sobre la voluntad y el miedo. No puedes ser valiente si no has sentido miedo, no hay valentía tampoco si no hay elección en ese camino. La clave está en la libertad interna y es allí hacia donde siempre me he dirigido.

albavalleroz@gmail.com

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies